Trampas para turistas en Roma

Maria Ermitas Barrasa Rodriguez

Vayas donde vayas, es matemático, cuanto más cerca estés de una atracción turística importante, más probabilidades tienes de caer en la clásica trampa para turistas. Está claro que durante tu viaje a Roma no querrás perderte atracciones tan importantes como el Coliseo y la Fontana di Trevi, pero conviene que seas consciente de que hay ciertas cosas que deberás evitar si no quieres perder más tiempo y dinero de la cuenta. Es sencillo, tan solo tienes que seguir leyendo nuestra guía para evitar las trampas para turistas de Roma. ¡Vamos allá!

Trampas para turistas en las principales atracciones de Roma

Coliseo de noche, Roma. Trampas para turistas en Roma que debes evitar.

El número uno en casi todas las listas de monumentos imprescindibles de Roma es el Coliseo. Es el anfiteatro romano más grande y mejor conservado del planeta, además de una de las atracciones más fotogénicas de Roma, por lo que es lógico que esté muy concurrido a todas horas.

Esquiva a los falsos gladiadores que te ofrecen hacerse fotos contigo en el exterior del monumento. Y si no puedes resistir la tentación y quieres hacerte un selfie con uno de ellos, evita que te desplumen acordando un precio antes de hacerte la foto.

Si también quieres evitarte las multitudes, opta por una visita nocturna, a partir de las 21:00, cuando todo está ya más tranquilo. El ambiente en el interior del Coliseo bajo la luz de los focos es realmente especial, además. Muy recomendable.

Fontana de Trevi con flores en primer plano, Roma. Errores a evitar en Roma.

La Fontana di Trevi es otra de las visitas obligadas de Roma, pero ten en cuenta que es mejor visitarla al amanecer o al anochecer si quieres evitar a las multitudes (y a los vendedores ambulantes). Por suerte, son los momentos de mejor luz, lo que te garantiza unas fotos maravillosas. En esta joya del barroco romano existe la antigua tradición de lanzar una moneda para pedir un deseo. No te quedes con las ganas, lanza una moneda y pide un deseo... pero no lo hagas en todas las fuentes de la ciudad (como hacen algunas personas). En nuestra humilde opinión es mejor guardar esas monedas para invertirlas en un delicioso gelato o en productos típicos de los mercados locales.

Fresco de la Capilla Sixtina, Vaticano, Roma. Qué no hacer en Roma.

En la mayoría de las atracciones principales, sobre todo en los Museos Vaticanos, existe la opción de comprar entradas sin esperas. Aunque son más caras, en muchos casos, merece la pena pagar la diferencia. Pero ten en cuenta que, sea cual sea el tipo de entrada que saques, lo más probable es que tengas que hacer algo de cola para entrar.

Otra opción que es claramente turística, pero que te puede resultar cómoda y práctica, es el autobús turístico de Roma. Si no tienes mucho tiempo y quieres ver el máximo de monumentos posibles sin destrozarte los pies, no es mala opción para nada.

Trampas culinarias en Roma

Chicas comiendo pizza en una plaza de Roma. Trampas para turistas a evitar en Roma.

Resulta difícil de creer, pero hasta en la capital italiana puedes encontrar mala comida a precios absurdos. Como siempre, si estás cerca de una de las principales atracciones de Roma, las probabilidades de toparte con una trampa para turistas aumentan exponencialmente. Nos referimos a pizza correosa, espaguetis recalentados, salsas de producción industrial y otros pecados culinarios similares. Además de la proximidad a los monumentos, hay algunas otras señales que pueden ayudarte a evitar desastres gastronómicos en Roma. Te los contamos:

1. Si la carta del restaurante está en inglés, está plastificada o asegura tener, por ejemplo, "la mejor pizza de la ciudad", mala señal. Huye tan rápido como puedas.

2. Lo mismo ocurre con los menús sin precios. Si no te muestran los precios por adelantado, desconfía.

3. Si el personal del restaurante te "asalta" por la calle para que vayas a sentarte a su local, acelera el paso y no mires atrás.

4. Si ves estereotipos italianos en los rótulos y logotipos: tipos bigotudos comiendo pizza, banderas italianas o cualquier cosa relacionada con las películas de El Padrino... evítalos a toda costa. A no ser que te guste pagar más de la cuenta por comida mediocre.

5. Los puestos callejeros de helado. Es mucho mejor buscar una gelateria tradicional en una zona menos turística que pagar un dineral por un cucurucho de segunda... o de tercera.

6. Las vistas en plazas populares como la Navona y la del Popolo son inmejorables, pero la comida no suele estar a la altura de los precios. Es mejor callejear un poco y buscar trattorias en plazas más pequeñas y menos turísticas para disfrutar de comida más auténtica y más barata.

Mujer sostiene un helado en Piazza Navona, Roma

El mejor consejo que podemos darte es que comas donde come la gente del lugar. Los barrios menos turísticos, como Trastevere, Coppedé y Testaccio, se encuentran entre los más pintorescos de la ciudad, y son también los lugares donde se pueden degustar platos típicos como la pasta amatriciana, carbonara y cacio e pepe, con la certeza de que están recién preparados en la cocina de la trattoria. Y, en caso de duda, consulta Tripadvisor para descubrir opiniones de gente que pasó por esos restaurantes de Roma antes que tú.

Estafas comunes en Roma

Mujer con mochila y mapa delante del Panteón de Roma. Planes a evitar en Roma.

Roma puede tener un efecto embriagador en sus visitantes y los estafadores lo saben. Aprovecharán cualquier despiste para sacar provecho de la situación. A continuación, te contamos algunos de los trucos y estafas más comunes en zonas turísticas para que estés alerta y los reconozcas al instante.

🥀El timo del regalo. Imagina que te sientas en la escalinata de la Plaza de España o que te detienes a mirar los escaparates de Via del Corso, y que alguien se te acerca y te ofrece una flor, un amuleto o cualquier otra cosa. Lo más probable es que, a continuación, comiencen a pedirte (o a exigirte) dinero por el "regalo". Lo mejor es que no aceptes lo que sea que te ofrezcan y que te alejes con un sencillo "no, gracias".

Carterista roba el bolso a una chica despistada en una terraza. Errores que debes evitar en Roma.

🗺️La estafa del mapa. Las terrazas de las cafeterías y restaurantes de Roma son un lugar de lo más entretenido para contemplar las vistas y a la gente pasar. Pero no te distraigas demasiado y, si alguien te pone un mapa encima de la mesa con el pretexto de pedirte indicaciones, mantente alerta. Porque lo más probable es que cuando levante el mapa para irse, también se lleve los objetos de valor que tuvieras en la mesa. ¡Arrivederci, teléfono y cartera!

📀El timo de las monedas. Alrededor de las principales atracciones turísticas de Roma también puedes toparte con supuesto vendedores ambulantes dispuestos a darte monedas falsas en el cambio. Así que, si te resulta realmente irresistible el llavero cutre del Coliseo o cualquier otra chuchería que te ofrezcan a modo de souvenir, al menos, antes de irte, comprueba que en el cambio no te den viejas monedas de lira o algo similar en lugar de euros.

A pesar de estos trucos y tretas, Roma es una ciudad segura. Tan solo tienes que mantenerte alerta como lo harías en cualquier ciudad grande y concurrida.

Réplica diminuta del Coliseo frente al monumento original en Roma. Cosas que evitar en Roma.

Ahorra en Roma con el Pase OMNIA para Roma y el Vaticano

Ahorra en las entradas para las principales atracciones de Roma con el Pase OMNIA para Roma y el Vaticano. Visita @omniavaticanrome en Instagram para descubrir consejos e información útil para tu próximo viaje a Roma.

Seguir leyendo

Blog

3 días en Roma: nuestro itinerario sugerido de 72 horas

Roma es una ciudad fascinante llena de cultura antigua y cuyas ruinas históricas, monumentos y museos reflejan su impresionante pasado. Para aprovechar al máximo tu tiempo en Roma, hemos elaborado un itinerario sugerido para mostrarte cómo puedes pasar tres días en la Ciudad Eterna y disfrutar de lo mejor que esta ciudad tiene que ofrecer. Día 1 Por la mañana: Basílica de San Pedro La Basílica de San Pedro es quizá uno de los edificios religiosos e históricos más importantes del mundo, y más aún de Roma, por lo que no puedes perderte la oportunidad de visitar esta emblemática catedral. Su imponente arquitectura exterior es impresionante y el interior no se queda corto, gracias a su enorme cúpula, el Baldacchino y el trono papal. Lo mejor es que puedes saltarte la cola para entrar directamente y aprovechar la audioguía gratuita. Al mediodía: Capilla Sixtina y Museos Vaticanos Ahorra hasta cuatro horas de cola con el paquete de pases para Roma y el Vaticano y entra directamente en los Museos Vaticanos. Considerados como unos de los museos más prestigiosos del mundo por la enorme magnitud de sus colecciones y obras de arte expuestas, en estos museos podrás ver desde antiguos bronces romanos hasta esculturas de mármol y tapices. El museo cuenta con casi 15 kilómetros de arte para explorar, así que necesitarás unas cuantas horas para asimilarlo todo. No te pierdas la obra maestra de Miguel Ángel, el Juicio Final, en el techo de la Capilla Sixtina antes de irte. Por la tarde: Castel Sant'Angelo A orillas del río Tíber se alza con orgullo la antigua fortaleza de Roma, el Castillo de Sant'Angelo, también conocido como el Mausoleo de Adriano. Construido hace más de 2.000 años, ha sido testigo y protagonista de numerosos acontecimientos históricos, albergando batallas, sirviendo como refugio papal e, incluso, como cárcel de criminales. Pasea por sus patios y revive la historia de la Antigua Roma. Día 2 Por la mañana: Coliseo El Coliseo es posiblemente el anfiteatro más famoso del mundo y ofrece una perspectiva fascinante del mundo de las luchas de gladiadores y del entretenimiento en la Antigua Roma. Camina por sus antiguos pasillos y por las gradas donde se sentaban los ciudadanos de todos los estratos de Roma, desde la aristocracia hasta los plebeyos, e imagina cómo habría sido presenciar como espectador los truculentos juegos. Aprende más sobre la cultura de la Antigua Roma en sus exposiciones y, además, ¡disfruta de entrada rápida! Al mediodía: Museo de Roma Admira algunas de las obras de arte y esculturas olvidadas de Roma en el impresionante Museo de Roma. El palacio barroco Palazzo Braschi, un gran ejemplo de la arquitectura romana, rinde homenaje a las "edades olvidadas", mostrando frescos, mosaicos, cerámicas y mucho más. Además, su ubicación, junto a la Plaza Navona, es difícil de superar. Disfruta de unas horas admirando sus extensas colecciones que se remontan a la Edad Media y llegan hasta mediados del siglo XX. Por la tarde: Museos Capitolinos Si eres un amante del arte y la escultura, no puedes perderte los Museos Capitolinos. Fundados en 1471, estos museos están considerados como los más antiguos del mundo. Se trata de un verdadero patrimonio del pueblo, que cuenta con las primeras colecciones donadas por el Papa Sixto IV, incluyendo las estatuas de bronce originales, así como la icónica Loba capitolina, es decir, la loba amamantando a Rómulo y Remo. Día 3 Al mediodía: Tour en autobús turístico Hop-On Hop-Off Descubre los lugares más emblemáticos de Roma desde la comodidad de tu asiento en este recorrido en autobús turístico hop-on hop-off y deja que el guía haga todo el trabajo. Pasa por los lugares más icónicos y disfruta de una perspectiva única a lo largo del recorrido. Verás el Coliseo, el Foro Imperial, el monumento nacional a Vittorio Emanuele II, la Piazza Navona y mucho más. Además, podrás subir y bajar a tu antojo para seguir tu propio itinerario. Te recomendamos ir a Campo di Fiori para ver los productos frescos locales. Por la tarde: San Juan de Letrán Siendo la sede oficial del Papa, San Juan de Letrán es de visita obligada durante tu estancia en Roma. Podrás descubrir el estilo y la arquitectura barroca y costumbrista, el Baldacchino del siglo XIV, los claustros y la Scala Sancta (Escalera Santa) a la que miles de personas peregrinan cada año. Tanto si eres un amante del arte como una persona religiosa, no puedes perderte la Archibasílica de San Juan de Letrán.
Go City Expert
Castillo de Sant'Angelo o Mausoleo de Adriano, Roma. La mejor época para ir a Roma.
Blog

La mejor época para visitar Roma y disfrutar del clima

Siempre es buen momento para visitar Roma, de hecho, la temporada baja prácticamente no existe en este paraíso turístico. Pero tal vez te estés preguntando cuál es la mejor época para visitar Roma para disfrutar al máximo de su clima. La ubicación de Roma, en el centro-oeste de Italia, se traduce en un clima generalmente templado, con los habituales altibajos de temperatura propios de un país mediterráneo del sur de Europa. A continuación, te contamos las ventajas y desventajas de cada estación en Roma. ¿Planeas quedarte unos días en la ciudad? El Pase Omnia para Roma y el Vaticano te permitirá ahorrar en las mejores atracciones, actividades y visitas de la capital italiana. El mejor momento para visitar Roma: primavera No nos andaremos por las ramas: la primavera es, sin duda, la época más agradable para visitar Roma en lo que al clima se refiere. Las temperaturas medias durante el mes de marzo oscilan entre máximas de 17 ºC y mínimas de 7 ºC, que se suavizan en mayo hasta 24 ºC de máxima y 14 ºC de mínima de media. Las lluvias tampoco son demasiado frecuentes en esta época del año, por lo que la mayoría de los días podrás olvidarte del paraguas. Como ves, durante la primavera, disfrutarás de las condiciones meteorológicas perfectas para disfrutar del turismo en Roma. Con temperaturas lo bastante frescas como para recorrer las calles de la Ciudad Eterna durante horas bajo el sol sin preocuparte de pasar ni demasiado calor ni demasiado frío. A medida que la ciudad se sacude el frío del invierno, las calles empiezan a llenarse de flores de colores, otra buena razón para visitar Roma en primavera. Pasea por las calles y saca montones de fotos espectaculares de cerezos en flor, glicinas de tonos lilas y mimosas amarillas. Y, por supuesto, no te pierdas las azaleas rosas que adornan la Plaza de España en abril y mayo. En esta época, también florecen los Jardines Vaticanos. Y los cielos despejados de la primavera son el mejor telón de fondo para tus fotos de la Basílica de San Pedro del Vaticano. El mejor momento para visitar Roma: verano Te tiene que gustar mucho el calor y las multitudes para disfrutar del verano en Roma, con sus elevadas temperaturas, su ambiente húmedo y las largas colas en todas las atracciones turísticas. Los meses de verano se consideran temporada alta en Roma, por lo que los precios tampoco serán precisamente bajos. Las temperaturas máximas suelen alcanzar los 31 ºC y las bajas no suelen bajar de los 17 ºC, por lo que los paseos bajo el sol durante el día pueden llegar a ser sofocantes. Lleva siempre una botella de agua bien fresca y un buen protector solar en tus salidas turísticas, porque las vas a necesitar. Si miramos el lado positivo, el verano puede ser un buen momento para disfrutar de las grandes zonas verdes de Roma sin el riesgo de que un chaparrón inesperado te arruine el picnic. Aprovecha para visitar los frondosos senderos, los tranquilos estanques y la galería de arte del parque de la histórica Villa Borghese, y los preciosos jardines botánicos de Trastevere, entre otros. Disfruta del atardecer y del frescor de la noche en los estupendos bares de las azoteas de la ciudad. Tras la caída del sol, acércate hasta Piazza Navona, Campo dei Fiori o Piazza di Spagna para disfrutar del ambiente y del gentío mientras degustas un helado italiano de primera categoría. Y no te pierdas las espectaculares óperas al aire libre en las antiguas Termas Romanas de Caracalla. El mejor momento para visitar Roma: otoño La temperatura en Roma desciende con bastante rapidez en otoño, pero no de forma desagradable. Las temperaturas medias en septiembre y octubre se sitúan en torno a los 15 ºC, mientras que en noviembre descienden hasta los 10 ºC. Pero en realidad, las máximas rondan los 20 ºC, por lo que se trata de días templados y agradables, con noches algo más frescas y una mayor probabilidad de lluvia (entre 5 y 7 días de lluvia al mes, como media). Lo bueno del otoño es que marca el final de la temporada alta y el comienzo de los colegios, por lo que la ciudad está bastante más tranquila. Además, comienzan muchas de las ofertas, tanto en los vuelos como en el alojamiento. Y no tendrás que preocuparte de reservar tus visitas con meses de antelación ni de hacer colas interminables en las principales atracciones de Roma. Las temperaturas templadas del otoño son perfectas para visitar el Coliseo y los Foros Imperiales o para disfrutar de una agradable caminata por la Via Appia Antica (en la imagen superior). Prepara un picnic con productos frescos del mercado (mete un chubasquero ligero en la mochila, por si acaso) y explora esta antigua calzada romana, que permanece prácticamente inalterada desde que Julio César marchó con sus ejércitos por ella hace un par de milenios. Si quieres recorrer más terreno y visitar el máximo de mausoleos romanos y restos arqueológicos de la zona, hazte con una bicicleta de alquiler. También será una buena forma de entrar en calor si el día ha amanecido más fresco y gris de lo que esperabas. El mejor momento para visitar Roma: invierno Como era de esperar, el invierno en Roma es la época más fría y lluviosa del año. Así que, si viajas entre diciembre y febrero a Roma, más vale que te olvides de las calurosas tardes en Villa Borghese y de los selfies bajo el sol ardiente en la Plaza de España. De hecho, si eres fan del calor y el buen tiempo, el invierno no es la época ideal para ti. Si, por el contrario, te entusiasma la idea de pasar una tarde agradable atiborrándote de chocolate caliente y panettone en una cafetería encantadora, pon rumbo al emblemático Antico Caffè Greco, en Via dei Condotti, o al Caffè Sant'Eustachio, entre la Piazza Navona y el Panteón. Otro modo estupendo de entrar en calor durante los fríos días de invierno en roma es visitar sin increíbles museos e iglesias, como el fascinante Museo Nacional Romano o la imponente Basílica de San Juan de Letrán. Diciembre es época de mercadillos navideños y Roma se vuelca con las fiestas de fin de año como la que más. Un árbol de Navidad adornado con cientos de luces de colores se alza en plena Piazza Navona durante las fiestas, época en la que se pone en marcha también el mayor mercado navideño de la ciudad. Pasea por los puestos de artesanía, entra en calor con unas castañas asadas y disfruta del ambiente festivo en toda la ciudad. El maravilloso ambiente de Roma se vuelve mágico en el periodo invernal. Ahorra en las atracciones turísticas de Roma Ahorra en la entrada para las mejores atracciones turísticas de Roma con el Pase Omnia para Roma y el Vaticano. Echa un vistazo a @omniavaticanrome en Instagram para ver los últimos consejos e información útil sobre atracciones y actividades en Roma.
Maria Ermitas Barrasa Rodriguez
Blog

Atracciones de la Ciudad del Vaticano

Ahorra en los monumentos del Vaticano con la Omnia Card para la Ciudad del Vaticano Sería una pena ir a Roma y perderte los impresionantes monumentos y atracciones turísticas de la Ciudad del Vaticano. Al ser el corazón de la fe católica, son muchos los que han peregrinado para llegar a este lugar sagrado, desde los antiguos romanos hasta nuestros días. El Vaticano alberga algunos de los monumentos más famosos del mundo y con el Pase OMNIA para Roma y el Vaticano podrás ver los mejores. Aprede más sobre los monumentos del Vaticano con esta práctica guía. Basílica de San Pedro La Basílica de San Pedro es uno de los lugares de peregrinación más importantes del mundo y uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Disfruta de una audioguía gratuita y sáltate las largas colas de entradas para acceder por la vía rápida a una de las iglesias más importantes de la fe católica. El edificio, que data del siglo XVI, es impresionante y quizá uno de los mejores ejemplos de arquitectura renacentista del mundo. Con artistas como Bramante, Miguel Ángel, Maderno y Bernini involucrados en su construcción, no es de extrañar que sea una de las atracciones más famosas de la ciudad. Desde la enorme plaza hasta su icónica cúpula, los verdaderos tesoros de la Basílica se encuentran en su interior: reluciente decoración dorada, mosaicos, estatuas y esculturas en abundancia. No te pierdas el Baldacchino de bronce de Bramante, que ocupa una posición privilegiada en la cabecera de la iglesia. En el subsuelo, también podrás explorar las criptas que albergan las tumbas de los antiguos Papas. Para disfrutar de unas vistas incomparables de la ciudad, sube a la cúpula y aprecia la gran extensión de este increíble lugar. Jardines del Vaticano Muchos papas han encontrado la paz y tranquilidad en los Jardines Vaticanos, un oasis de calma en medio de la ciudad con unas vistas inmejorables de la Basílica de San Pedro. En los últimos años, los turistas más avispados han podido salir de sus muros para explorar sus numerosas zonas verdes, que incluyen plantas exóticas, jardines en miniatura y un sinfín de impresionantes fuentes esculturales que conforman un paisaje encantador. Sin embargo, no puede entrar cualquiera, ya que solo se permite un número selecto de visitantes al día. Para ver los Jardines del Vaticano tendrás que reservar una excursión o un paquete turístico para el Vaticano. Capilla Sixtina La Capilla Sixtina está considerada como una de las mejores obras del arte del Renacimiento por la magnitud y la maestría de sus frescos, pintados principalmente por Miguel Ángel a principios del siglo XVI. La capilla en sí data de finales del siglo XIV y fue construida por el Papa Sixto IV. Las decoraciones posteriores fueron encargadas por el Papa Julio II. Quizá el más famoso de los frescos sea El Juicio Final, pero en el techo destacan las nueve escenas del Libro del Génesis. No sólo Miguel Ángel merece todo el crédito, otros pintores importantes y contemporáneos como Botticelli y Ghirlandaio también contribuyeron a la pintura de esta impresionante capilla. El edificio mide unos impresionantes 40,9 metros de largo y, sin duda, te dejará boquiabierto. Museos Vaticanos Los Museos Vaticanos albergan más de 15 kilómetros de arte, esculturas, tapices y mucho más. El valor estimado de las obras de arte de los Museos Vaticanos es de más de 15.000 millones de euros, gracias a su amplia gama de colecciones de categoría mundial. Las colecciones fueron reunidas a lo largo de los siglos por los Papas que vivieron en la ciudad y se remontan desde piezas del Antiguo Egipto hasta el siglo XX, sobre todo algunas de las mejores obras maestras del Renacimiento. Hay 54 salas que abarcan desde la galería de las estatuas y la sala de los bustos, hasta la sala rotonda y, finalmente, la Capilla Sixtina, que se encuentra al final del recorrido. Estos museos no son como para ir con prisas y una visita completa puede durar más de 4 horas. Adán y Eva en el Paraíso Terrenal Este cuadro es uno de los más icónicos del Vaticano (si descontamos los frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, claro). Esta obra maestra se titula Adán y Eva en el Paraíso Terrenal y fue creada por el pintor austríaco Wenzel Peter. Hay que verla para creerla, ya que tanto su tamaño gigantesco como la atención a los detalles naturalistas la convierten en una de las piezas más impresionantes de la colección de los Museos Vaticanos. Situada en la Pinacoteca, en la sala XVI, ocupa toda una pared y asombra a todo el que pasa. San Juan de Letrán y el Claustro San Juan de Letrán y el Claustro es la sede oficial del Papa. Es más antigua y, oficialmente, más importante que la Basílica de San Pedro y una de las iglesias más antiguas de Europa Occidental. Esta basílica tiene una gran importancia histórica para el catolicismo y su construcción inicial se remonta al año 324 d.C. En su interior, el edificio es un bello ejemplo de arquitectura y diseño cosmatesco y barroco, con grandes decoraciones doradas y numerosas esculturas que se extienden a lo largo de su nave. San Juan de Letrán también es famosa por su claustro, construido en el siglo XIII y que hoy es un lugar de oración meditativa para muchos romanos y visitantes. Muchos peregrinos también acuden a la Escalera Santa, que se encuentra en una antigua capilla papal llamada Palacio de Letrán.
Go City Expert

¿Sueñas con viajar a Roma?

Suscríbete para recibir los mejores consejos de viaje.

  • Thick check Icon